Ley de segunda oportunidad requisitos

Ley de segunda oportunidad: requisitos para deshacerte de tus deudas

Los requisitos de la Ley de segunda oportunidad son una de las consultas más recurrentes a la hora de acogerse a este sistema. Y, aunque lo cierto es que la Ley Concursal está en pleno proceso de reforma (de nuevo), hemos considerado importante dedicarles un artículo.

Como ya hemos comentado en otras páginas y entradas sobre la Ley de segunda oportunidad, sus requisitos actúan como garantía del sistema de crédito. A fin de cuentas, esta norma permite cancelar deudas, por lo que se deben tener ciertas cautelas para que no se utilice fraudulentamente.

Por ello, estas exigencias van encaminadas a comprobar la buena fe del deudor. Es decir, que su desfavorable situación económica se debe a un accidente pasajero, y no a la temeridad, y que va a utilizar el proceso de segunda oportunidad para poder volver a empezar, y no para perjudicar a sus acreedores.

Siempre que se cumplan estos requisitos, la Ley de segunda oportunidad abrirá las puertas a la negociación en el marco privilegiado del acuerdo extrajudicial de pagos (AEP). En caso de no tener éxito, permitirá la solicitud del beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI).

Este beneficio consiste en la cancelación judicial de las deudas pendientes. Podrá concederse automáticamente o condicionándose a un plan de pagos, y para optar a una u otra vía se establecen requisitos adicionales.

Veamos, por tanto, en qué condiciones debe encontrarse el deudor para acogerse a este sistema. Una vez tratados los requisitos para acceder a la segunda oportunidad dedicaremos también un apartado a las circunstancias que determinarán el tipo de BEPI accesible.

Ley de segunda oportunidad: requisitos generales

El primer paso para iniciar el proceso de segunda oportunidad es solicitar el nombramiento de un mediador concursal para tratar de llegar a un acuerdo extrajudicial de pagos. Esta posibilidad está abierta tanto a personas naturales como jurídicas.

En el caso de las personas naturales, que es el que nos interesa aquí, la Ley Concursal exige que nuestro pasivo no supere los cinco millones de euros. Por tanto, el primer requisito de la ley de segunda oportunidad es que nuestras deudas sean inferiores a esa cifra.

Al margen de este requisito positivo, la Ley concursal señala cuatro prohibiciones que impiden solicitar el AEP. Por tanto, podemos entenderlas como cuatro requisitos adicionales.

1.- Historial penal

En primer lugar, la Ley Concursal exige que dispongamos de un historial delictivo “limpio”. A estos efectos se nos requerirá que, en los diez años anteriores a la solicitud, no hayamos sido condenados en sentencia firme por delitos:

  • De falsedad documental.
  • O contra:
    • Hacienda.
    • Seguridad Social.
    • Derechos de los trabajadores.
    • El patrimonio o el orden socioeconómico.

Se impide de este modo el acceso al sistema de aquellos deudores que hayan cometido delitos socioeconómicos.

2.- Historial crediticio

Otro requisito de la ley de segunda oportunidad es que nuestro historial crediticio también esté “limpio”. Es decir, que no seamos insolventes recurrentes. Para ello se comprobará que en los cinco años anteriores a la solicitud no hayamos:

  • Alcanzado otro acuerdo extrajudicial de pagos con los acreedores.
  • Obtenido la homologación judicial de un acuerdo de refinanciación.
  • Sido declarados en concurso de acreedores.

Se impide de este modo el acceso al sistema de aquellos deudores que no lo sean circunstancial sino sistemáticamente.

3.- Negociaciones de refinanciación

Este requisito, relacionado con el siguiente, impide que las personas que estén negociando con sus acreedores un acuerdo de refinanciación utilicen el sistema de segunda oportunidad. A fin de cuentas, los acuerdos de refinanciación suponen una reestructuración crediticia, que es precisamente el objetivo del acuerdo extrajudicial de pagos.

4.- Solicitud de concurso previa

Como último requisito, la Ley de segunda oportunidad no se puede emplear por personas cuya solicitud de concurso ya se haya admitido a trámite. Se trata de este modo de anticipar el acceso al sistema y evitar que colisione con un proceso ya en curso.

Segunda fase del proceso de segunda oportunidad: requisitos del BEPI

Si no consiguiéramos llegar a un acuerdo con nuestros acreedores, la segunda oportunidad todavía nos permite solicitar el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho. El proceso y condiciones de concesión van a depender de nuestro nivel de solvencia, estableciéndose tres grados.

Requisitos generales

Independientemente de la modalidad del BEPI a la que podamos acceder, su mera solicitud requerirá que seamos deudores de buena fe. Esto impla que:

  1. El concurso no puede ser declarado culpable. Sin embargo, se admite la concesión discrecional del BEPI por parte del juez si la culpabilidad deriva de no haber solicitado oportunamente la apertura del concurso.
  2. El deudor no haya sido condenado por los delitos antedichos en el plazo de diez años ni exista litispendencia. Es decir, que no haya un litigio al respecto pendiente de resolución. En este caso suspenderá la decisión hasta que recaiga una resolución firme.

Requisitos del BEPI definitivo

El BEPI definitivo supone la cancelación inmediata y definitiva de todas las deudas que no se puedan pagar con la liquidación del patrimonio del deudor. Para solicitarlo se requerirá:

  • Que haya abonado los créditos contra la masa y privilegiados.
  • Y que el deudor haya celebrado o intentado celebrar un AEP. Se puede dispensar de este requisito si ha satisfecho al menos el 25 % de los créditos concursales ordinarios.

Requisitos del BEPI provisional

Quien se acoge a la segunda oportunidad está en situación de insolvencia y, por tanto, es posible que no disponga de liquidez para cumplir los requisitos antedichos. Por eso, la Ley Concursal permite a quien se encuentre en esta situación solicitar el BEPI si:

  • En los 4 años anteriores no ha rechazado ofertas adecuadas de empleo.
  • No ha incumplido sus deberes concursales.
  • Ni ha obtenido otro BEPI en los últimos 10 años.

Además, esta modalidad requerirá que el deudor se someta a un plan de pagos, que se inscribirá en el Registro Público Concursal y durará hasta cinco años.

Requisitos del BEPI discrecional

Por último, la Ley Concursal permite que quien obtuvo un BEPI provisional y, pese a intentarlo, no puedo cumplir su plan de pagos, solicite un BEPI discrecional. Lo llamamos discrecional porque su concesión queda en manos del juez (en los anteriores casos basta con cumplir los requisitos de la Ley de segunda oportunidad).

Para que se contemple el BEPI discrecional se debe dar audiencia a los acreedores y se exige:

  • Haber dedicado, al menos, la mitad de los ingresos a cumplir el plan de pagos.
  • O la cuarta parte en determinadas situaciones de vulnerabilidad social.