falso autonomo

El falso autónomo a la luz de la última jurisprudencia

¿Qué es un falso autónomo? Muchas empresas españolas tratan de actuar al límite de la legislación laboral, favorable a las personas trabajadoras. Las razones suelen ser económicas, pero si el afectado logra que se le declare como falso autónomo, las consecuencias para la empresa serán muy negativas.

Sobre esta materia existe mucha jurisprudencia, pues trazar el límite entre la relación laboral y mercantil no siempre es sencillo. Así que hoy vamos a tratar de esclarecer el concepto de “falso autónomo” teniendo en cuenta una de las últimas Sentencias del Tribunal Supremo, que afecta a los riders de Glovo.

Según los argumentos presentados en la Sentencia, los llamados riders o repartidores mantienen una relación laboral con la empresa. Después de varias disidencias entre los diferentes tribunales, esta posición al alto tribunal ha llegado para unificar criterios.

¿Qué se entiende por falso autónomo?

Se trata de un trabajador que es contratado en calidad de autónomo cuando realmente existe una relación laboral subyacente. Este modelo de contratación es una forma elegante que utilizan algunos empresarios para evadir las responsabilidades laborales que suponen los empleados asalariados.

El problema es que produce indefensión en los trabajadores. De hecho, los abogados defensores de los repartidores de la empresa Glovo hablan incluso de estafa, pues no pagan Seguridad Social, despidos, seguros, etc.

Por otro lado, la débil situación laboral del país propicia que los trabajadores acepten estas modalidades contractuales. A pesar de saber que no es lo correcto, lo cierto es que necesitan trabajar para subsistir.

La última gran Sentencia sobre el falso autónomo

El 25 de septiembre de 2020 se comunicó la sentencia 2924/2020, en la que se confirma la relación laboral entre un rider o repartidor y la empresa Glovo. La situación, en la práctica, es una evolución a favor de los trabajadores que son ‘obligados’ a inscribirse como autónomos para mantener un puesto de trabajo como repartidor. Especialmente, para aquellos que trabajan con plataformas digitales.

Glovo se presenta como un intermediario que facilita el contacto entre empleados y clientes a través de su plataforma digital. El Tribunal, por su parte, concluyó que es una empresa de mensajería y recadería que establece las condiciones de trabajo. En este sentido, es el responsable de toda la gestión del negocio.

Argumentos de la sentencia

Los fundamentos que llevan a la sentencia final, son también aplicables para otros casos de falso autónomo. Esta afirmación es la más esperanzadora para una fuerza laboral que está trabajando en la actualidad en inferioridad de condiciones.

Dependencia

Los falsos autónomos no poseen una autonomía de gestión de su trabajo, sino que se adaptan a la empresa. Las decisiones, las bases y formas de relacionarse con proveedores, listas de precios, horarios, lugares de acción son dispuestos por Glovo. En este sentido, los repartidores son en la práctica empleados dependientes.

Ajenidad

Cuando se analiza una relación laboral para determinar la dependencia o no, la característica del trabajo por cuenta ajena es uno de los principios básicos. En este caso particular, el fruto del trabajo, la clientela y los beneficios o pérdidas corresponden a la empresa. El trabajador no tiene ninguna capacidad de autogestión o decisiones propias, sino que se limita a cumplir con lo ya establecido.

Organización del trabajo

Un trabajador autónomo se organiza de manera independiente. Sin embargo, los repartidores de Glovo se ajustan a la propuesta de la plataforma. La definición de dónde y cuándo retirar o entregar los productos viene determinada por el empresario.

Poder sancionador del empresario

Un indicio concreto del falso autónomo se visualiza en la resolución de problemas asociados a su tarea. Si en verdad fuese independiente cada repartidor, la manera de gestionar su trabajo dependería de sí mismo.

Sin embargo, Glovo tiene un sistema de categorización de los riders mediante puntos. De esa forma se evalúan los resultados en base a horarios disponibles, valoración de los clientes, rapidez del servicio con premios o quitas de puntos.

Quienes han descendido en el ranking cuentan con menos posibilidad de entregas. La empresa es entonces la que, directa o indirectamente, gestiona a los operadores como un equipo de trabajo.

Imagen de Marca

Para que un trabajador sea considerado autónomo debe utilizar su propia marca. Los repartidores de Glovo, y de muchas otras plataformas, cuando realizan su trabajo representan a la empresa. Aunque aparece su nombre en la plataforma, van a los domicilios como repartidores de Glovo.

Con estos puntos básicos sobre la mesa de debate, el Tribunal concluye que se aplica en la relación de los riders con Glovo el principio de laboralidad. Además, en la resolución de futuros casos similares, esta Sentencia permite sentar jurisprudencia para las relaciones vinculantes en otras plataformas digitales.

¿Cuáles son los efectos de esta sentencia?

A partir de la Sentencia del Tribunal Supremo, repartidores de diferentes empresas pueden solicitar su reconocimiento como asalariados. Se desestima la idea que con las plataformas digitales se inició una nueva forma de relación laboral. En realidad, es la misma relación que antes, pero con un nuevo soporte digital como herramienta de trabajo.

Esta Sentencia supone un duro golpe a las plataformas digitales, cuya regulación resulta en la actualidad una de las principales prioridades del legislador. Y es que las nuevas formas de trabajo no encuentran fácil acomodo en nuestra legislación laboral.

La asesoría de especialistas en Derecho del Trabajo es fundamental para poner fin a este tipo de relaciones. Así, tanto para reclamar tus derechos laborales como para asegurarte de que tus colaboradores no pueden ser calificados como falsos autónomos, la auditoría de un abogado laboralista puede resultar clave.

Contacta con nosotros si necesitas reivindicar tus derechos o auditar tus relaciones laborales. Los falsos autónomos son una problemática muy común en nuestro país, y Sentencias como la que hemos citado denotan la clara intención de los poderes públicos de corregir esta situación de desprotección.