divorcio express

Divorcio express: la vía más sencilla, rápida y económica para divorciarse

El divorcio express es como se conoce popularmente al divorcio de mutuo acuerdo, especialmente tras las reformas legislativas que conllevaron una simplificación y agilización del proceso. Actualmente, el divorcio express es la vía más sencilla, rápida y económica para divorciarse.

Sus requisitos son muy escuetos, pues basta con que haya un acuerdo acerca de los efectos de la ruptura. Además, el proceso será todavía más sencillo de tramitar en aquellos casos en que no existan hijos en común.

Debido a todas las ventajas que presenta esta forma de divorciarse, hemos considerado oportuno dedicarle un artículo. Así que vamos a explicarte todo lo que necesitas saber sobre el divorcio express.

¿Qué es el divorcio express?

La Ley 15/2005 introdujo novedades en nuestro Ordenamiento Jurídico en materia de separación y divorcio. Su aprobación y entrada en vigor supuso la configuración de un matrimonio más libre y equitativo.

Así, los requisitos y procedimientos para separarse o divorciarse se simplificaron enormemente. Y por eso se empezó a conocer al divorcio de mutuo acuerdo como “divorcio express”.

Entre las ventajas del proceso destaca que se puede tramitar íntegramente ante notario. Para ello solo es necesario que los cónyuges manifiesten su intención de romper el vínculo matrimonial y aporten un convenio regulador.

El convenio regulador es el documento donde se determinarán las consecuencias jurídicas y económicas del divorcio. De modo que otra de las ventajas del proceso (tal vez la principal) es que los cónyuges decidirán cómo les va a afectar la ruptura de cara al futuro.

Gracias al esfuerzo para llegar a un acuerdo, el divorcio express es más llevadero desde un punto de vista emocional. Además, el convenio tiende a incorporar medidas más fáciles de cumplir que las que incluyen las Sentencias de divorcio, y en todo caso implica un mayor compromiso.

Cuestiones todas que llevarán a que la ejecución del acuerdo sea más pacífica, evitando litigios posteriores por cuestiones tan habitualmente conflictivas como las pensiones o la atribución del uso de la vivienda.

Todas estas ventajas derivan en un proceso mucho más rápido, flexible y pacífico. Además, tienden a reducir el impacto emocional sobre los implicados y sus familiares directos y evitan la litigiosidad futura.

Requisitos para divorciarse por esta vía

Basta con que uno de los cónyuges solicite el divorcio para poder iniciarse el proceso. Sin embargo, si se quiere optar por el divorcio de mutuo acuerdo, también será necesario aportar un convenio regulador.

Conforme al art. 90 del Código Civil, el convenio regulador debe incluir, al menos, los efectos que tendrá la ruptura sobre:

  • Cuidado de los hijos sujetos a la patria potestad de los cónyuges. Se incluyen en este punto los regímenes de guarda, custodia, comunicación y estancia.
  • En su caso, régimen de visitas y comunicación de los nietos con sus abuelos.
  • Atribución del uso de la vivienda y el ajuar familiar. En este sentido cabe destacar que el uso de la vivienda puede atribuirse al cónyuge no titular, incluso en el caso de estar casados en separación de bienes.
  • Contribución a las cargas del matrimonio, alimentos y pensiones e indemnizaciones compensatorias.
  • Liquidación del régimen económico.

El Notario podrá elevar a escritura pública el convenio en el acta de divorcio. Para ello bastará con que los cónyuges intervengan personalmente, asistidos por abogado, manifestando su voluntad de divorciarse.

El fedatario solo podrá rechazar el convenio si perjudica gravemente a los intereses de alguno de los implicados. Además, comprobará que hayan pasado al menos tres meses desde la celebración del matrimonio, si bien existen casos en que este requisito puede decaer.

Divorcio express con hijos

Especial mención merece el caso en que existan hijos menores sometidos a la patria potestad de ambos cónyuges. En este caso será necesario pasar por los Tribunales, ya que el Ministerio Fiscal deberá intervenir para garantizar el interés superior de los menores. Sin embargo, el proceso judicial seguirá siendo mucho más sencillo y ágil cuando hay acuerdo.

¿Cómo funciona el divorcio express?

Los efectos del divorcio express son los de cualquier otro divorcio. Es decir, se romperá el vínculo matrimonial, lo que supondrá que los cónyuges dejarán de serlo y podrán contraer nuevas nupcias.

El régimen económico matrimonial dejará de regir, lo que permitirá la liquidación en el caso de que se viniera aplicando el régimen de gananciales. Además, aunque los cónyuges seguirán teniendo el deber de contribuir a las cargas matrimoniales y a la crianza de los hijos en común, ya no podrán aplicar el patrimonio del ex cónyuge al ejercicio de la potestad doméstica.

Fuera de estos elementos comunes, el resto de efectos económicos y jurídicos serán los pactados en el convenio regulador. De modo que el divorcio express o de mutuo acuerdo permite a los cónyuges determinar personalmente los efectos de su ruptura.

Qué hacer cuando no hay acuerdo

En España no se puede obligar a nadie a mantenerse en un matrimonio en contra de su voluntad. De modo que el concepto “mutuo acuerdo” no hace referencia a que haya un acuerdo sobre si divorciarse o no, sino sobre los efectos jurídicos y económicos que tendrá el divorcio.

Estos efectos, como ya hemos visto, son muy relevantes. Lo que puede conducir en muchas ocasiones a que la pareja no sea capaz de llegar a un acuerdo. Especialmente cuando una de las partes tiene un patrimonio copioso, pudiendo encontrarnos con que la otra parte trate de “sacar partido” de la ruptura.

También es frecuente que existan bloqueos cuando la ruptura ha sido emocionalmente dolorosa. O cuando una de las partes piensa que la otra quiere aprovecharse de la situación o hacerle daño.

Sea como fuere, si no hay acuerdo a la hora de determinar los efectos de la ruptura, no quedará más opción que recurrir a los Tribunales. En este caso será el Juez quien determine los efectos del divorcio en su Sentencia.

El proceso será más largo, complejo y caro. Además, lo más común es que resulte más cargante emocionalmente.

Pero, como hemos indicado, no se puede obligar a nadie a mantenerse vinculado a otra persona, de modo que en estos casos se deberá presentar una demanda de divorcio. El proceso se tramitará en su vertiente contenciosa, por lo que la asistencia de un abogado de familia será preceptiva.

Aunque en el futuro entraremos en los detalles de este tipo de procesos, no podemos sino recomendarte que si quieres divorciarte y no puedes llegar a un acuerdo, contactes con profesionales experimentados. Desde Lemus Abogados podemos ayudarte a gestionar tu divorcio express o contencioso. No tienes más que contactar con nosotros para que evaluemos tu caso.