diferencia entre separación y divorcio

¿Cuál es la diferencia entre separación y divorcio?

Muchas de las personas que visitáis nuestra web nos preguntáis cuál es la diferencia entre separación y divorcio y cuál es la opción que más os conviene. Inevitablemente, cuando una crisis matrimonial se acerca, se acercan también las dudas. No queréis seguir casados pero, al mismo tiempo, no sabéis si queréis separaros o divorciaros.

Por eso es fundamental conocer la diferencia entre separación y divorcio. En este artículo te daremos todas las claves para que entiendas estas dos figuras y elijáis la que mejor se adapte a vuestra situación personal.

Nosotros estaremos aquí para poder aconsejaros y ayudaros en la elección. Somos abogados especialistas y nos esforzaremos para que encontréis qué es lo mejor para vosotros.

¿Qué tienen la separación y el divorcio en común?

Ambas figuras permiten que los cónyuges puedan desvincular en cierto grado sus vidas. En cualquiera de las dos situaciones cesa tanto la obligación como la presunción de la convivencia y se separan los bienes. Es decir, se disuelve la sociedad de gananciales si este era el régimen económico que regía en vuestro matrimonio. Se extinguen también los derechos hereditarios del uno para con el otro.

El único requisito de ambas es que hayan pasado tres meses desde que os casasteis. Este plazo no será necesario cuando exista un riesgo para tu vida, tu integridad física y moral, tu libertad o tu indemnidad sexual o de cualquiera de vuestros hijos. Si esta excepción es tu caso, deberías valorar directamente el divorcio.

Diferencias entre la separación y el divorcio

En resumen, tanto la separación como el divorcio son reacciones frente a una crisis matrimonial, que suponen un distanciamiento legal entre los cónyuges. Ahora que conocemos los elementos comunes es momento de entrar en la diferencia entre separación y divorcio.

Separación

La diferencia principal y más importante es que la separación no disuelve el matrimonio. Es decir, os separaréis legalmente, dejaréis de convivir y vuestros bienes estarán separados pero seguiréis casados.

Por este mismo motivo, no podréis casaros con ninguna otra persona. Seguiréis ligados por el vínculo matrimonial el uno con el otro.

En el caso de que os reconciliéis, solo tenéis que hacerlo oficial y el matrimonio volverá a su normal funcionamiento con todas sus obligaciones y derechos reconocidos. La única excepción será el régimen económico, que no volverá a ser gananciales a no ser que expresamente se solicite.

El inicio de la solicitud no requiere la intervención de procurador ni de abogado, pero sí nos necesitaréis para todo aquel escrito posterior. De todos modos, lo mejor es consultar a un especialista en Derecho de Familia antes de iniciar cualquier trámite.

Tipos de separación

Aunque la separación sea una única figura jurídica, existen diferentes formas de tramitarla. Cada una de ellas tiene sus ventajas y desventajas, y por eso es importante que nos consultes antes de tomar una decisión.

Separación extrajudicial

No llegar a juicio siempre será lo ideal. En el caso de que no tengáis hijos menores, podréis acordar vuestra separación de mutuo acuerdo ante un Notario o ante el Secretario Judicial. Será necesaria la redacción de un convenio regulador. En este convenio se recogerán todos los detalles que regirán durante la separación.

Separación judicial

En el caso de que tengáis hijos menores de edad no emancipados o hijos con capacidad modificada judicialmente, será necesario que acudáis a la separación judicial. Esto es para salvaguardar los derechos de los niños y el Ministerio Fiscal debe intervenir. La separación judicial podrá darse de mutuo acuerdo o de manera contenciosa.

Divorcio

Con la firma del divorcio se disuelve el vínculo del matrimonio. Es decir, es irreversible. Los dos cónyuges quedáis desligados. Se disuelven vuestras obligaciones, el régimen económico y, en general, vuestros derechos el uno para con el otro. En este caso, habrá excepciones y deberán ser recogidas detalladamente en el convenio regulador o en la sentencia de divorcio.

Tipos de divorcio

Como ocurre con la separación, existen diferentes vías para tramitar un divorcio. De nuevo, lo más recomendable es llegar a un acuerdo. Si crees que no será viable la negociación, una buena opción puede ser solicitar asistencia a un mediador.

Divorcio de mutuo acuerdo

Si se firma ante Notario, será el más rápido y económico. Por este motivo es conocido coloquialmente como divorcio express. Sin embargo, aunque estéis de acuerdo en todo, si tenéis hijos menores o hijos con capacidad modificada judicialmente debéis hacerlo ante un Juez. Esto es, de nuevo, para proteger a vuestros hijos.

Divorcio contencioso

Es al que inevitablemente tendréis que recurrir si no podéis poneros de acuerdo. Tendrá que llevarse a cabo ante un Juez, que será el encargado de dictaminar cómo se disuelve el matrimonio y los detalles que regirán una vez este esté disuelto. El Juez nunca va a decidir si os podéis divorciar o no, simplemente indicará cómo. Para divorciarse es suficiente que uno de los dos quiera hacerlo y nadie puede oponerse. Si bien, este proceso será largo y un tanto complejo.

¿Separarse o divorciarse? ¿Qué es mejor?

Ahora conoces la diferencia entre separación y divorcio y puedes tomar una decisión más informada. Cada uno deberá valorar cada una de estas figuras y decidir qué será lo mejor para vosotros. El hecho de que los dos estéis de acuerdo, como has podido comprobar en este artículo, os facilitará mucho las cosas tanto a nivel psicológico como a nivel económico.

Sin embargo, es cierto que hay ciertos patrones que te podrán llevar a ver un poco más claro qué es lo que deberías hacer. Por ejemplo, si realmente crees que vuestro matrimonio no tiene solución, puede que el divorcio sea la mejor opción.

En sentido contrario, si estáis atravesando un mal momento y no sois capaces de entenderos, pero creéis que solo necesitáis un tiempo separados, la separación puede ser vuestra baza. Os permitirá tener vidas por separado durante el tiempo que queráis y volver a restituir vuestro vínculo en el caso de que os reconciliéis.

Sabemos que estas situaciones son complejas y que necesitan un muy buen asesoramiento. También sabemos que tu caso es especial y nadie sabe cómo te sientes en ese momento.

Sin embargo, también tenemos la experiencia de haber ayudado a muchas personas en una situación similar a la tuya. Les hemos explicado la diferencia entre separación y divorcio en su caso concreto y les hemos ilustrado para que puedan tomar decisiones conscientes e informadas. Por ello, sabremos aconsejarte y ayudarte en todo el proceso. Así que puedes ponerte en contacto con nosotros y haremos que este trago tan difícil no lo sea tanto.