despedir estando de baja

¿Me pueden despedir estando de baja?

Muchas personas piensan que no las pueden despedir estando de baja. Y, aunque la baja implica cierto nivel de protección, lo cierto es que no impide a la empresa extinguir la relación laboral.

Para entender correctamente esta cuestión conviene conocer los diferentes tipos de despido admitidos en España. Aunque ya profundizamos sobre esta cuestión en un artículo anterior, hoy haremos un repaso rápido para explicar qué causas justifican un despido ante diferentes circunstancias.

Una vez hayamos detallado las diferentes formas de despido que existen en nuestro Ordenamiento Jurídico se entenderá perfectamente en qué casos sí nos pueden despedir estando de baja. De modo que podremos exponer de dónde viene esta falsa creencia y en qué casos la baja supone cierta inmunidad ante el despido.

Los diferentes tipos de despido

Anteriormente expusimos en nuestro blog que podemos diferenciar dos categorizaciones a la hora de hablar del despido:

  • Por un lado, podemos distinguir los despidos por la causa en la que se fundamentan. Es decir, por el motivo que ha llevado a la empresa a extinguir unilateralmente la relación laboral.
  • Por otro lado, podemos distinguir los despidos por sus efectos jurídicos. Es decir, las consecuencias de impugnarlos y que un Juez los califique.

Despidos según su causa

Si partimos de un criterio causal, encontramos los despidos objetivos y los despidos disciplinarios. Además, dentro de los despidos objetivos encontraríamos un subtipo: los despidos colectivos. Como esta clase de despidos, a los efectos de este artículo, funcionan del mismo modo que los objetivos, evitaremos profundizar para no extendernos más de la cuenta.

  • El despido objetivo es aquel que trae causa de circunstancias económicas, técnicas, organizativas o de la producción. También admite otros motivos (para más información, te remitimos a nuestro artículo sobre el despido objetivo).
    Dicho de otro modo, la causa que lo motiva es ajena a la voluntad de las partes. Ante situaciones críticas y reguladas en el Estatuto de los Trabajadores, la ley permite que la empresa extinga unilateralmente la relación laboral, a cambio de abonar la indemnización debida.
  • Por su parte, el despido disciplinario es aquel que trae causa de los incumplimientos laborales en que ha incurrido la persona trabajadora. Se trata, por tanto, de una grave sanción, que el Ordenamiento Jurídico pone a disposición de la empresa para garantizar su competitividad y buen funcionamiento.

Fuera de estas causas nos encontraremos con un despido nulo o improcedente. Pero esta categorización ya entra en la siguiente sección: los tipos de despido según sus efectos.

Despidos según sus efectos

Como hemos anticipado, si atendemos a los efectos del despido este puede ser improcedente o nulo, pero también procedente. Tan solo destacar que es un Juez quien califica el despido conforme a sus efectos, por lo que esta categoría solo entra en juego una vez impugnada la decisión de la empresa.

  • Nos encontramos ante un despido procedente cuando la decisión de la empresa es acorde a la ley. Por tanto, el despido procedente produce plenos efectos. Dicho de otro modo, estos son los supuestos en los que sí se nos puede despedir entrando de baja (en el siguiente apartado entraremos en detalle).
  • Estamos ante un despido improcedente cuando la decisión de la empresa no se ajusta a la legalidad. Por ejemplo, si no tiene causa amparada por la ley. En estos casos la empresa deberá readmitir a la persona trabajadora o abonarle una indemnización.
  • Por último, estamos ante un despido nulo cuando la infracción de la empresa ha sido de tal gravedad que su decisión queda sin efectos y debe readmitir inmediatamente a la persona despedida. Estos supuestos se reservan a circunstancias excepcionales, reguladas en la ley. Para más información recomendamos la lectura de nuestro artículo sobre el despido nulo.

Otras formas de extinción de la relación laboral

Al margen de la decisión unilateral de la empresa, existen otros supuestos en que la relación laboral se puede extinguir. Por ejemplo, por baja voluntaria de la persona trabajadora, finalización de obra o servicio o de la duración del contrato o término del plazo de excedencia sin que se haya reingresado a la empresa.

La diferencia entre un despido y otras formas de extinción de la relación laboral es que la primera depende únicamente de la empresa. Es decir, es esta quien unilateralmente da por terminada la relación de trabajo. Las otras formas, sin embargo, dependen de la persona trabajadora o de la duración o naturaleza del contrato.

Ahora que conocemos todos los detalles sobre el modo de extinguirse la relación laboral podemos entrar con criterio en la cuestión central.

¿Me pueden despedir estando de baja?

Como supondrás a estas alturas, la respuesta es sí. El único matiz a esta cuestión es que la baja no puede ser la causa del despido. De lo contrario se estaría atentando contra los derechos de la persona de baja. Es más, el despido podría llegar a calificarse como nulo por discriminatorio.

Sin embargo, el despido siempre se podrá calificar como procedente si la empresa acredita:

  • En el caso de los despidos objetivos, que concurre alguna de las causas consignadas en el Estatuto de los Trabajadores y que es esta causa y no la baja la que motiva la decisión extintiva.
  • Y en el caso de los despidos disciplinarios, que la persona afectada ha cometido una infracción de gravedad que justifica la decisión extintiva. Un caso muy frecuente es la transgresión de la buena fe durante la baja.

Al margen de estas causas, la relación laboral también se podrá extinguir por los motivos ordinarios. Así, la empresa no está obligada a renovar un contrato o a prolongar un período de excedencia porque la persona trabajadora esté de baja.

En resumen, nos pueden despedir estando de baja siempre y cuando la causa del despido no sea la propia baja. Si sospechas que te han despedido a causa de tu baja médica, deberías poner tu caso en manos de un laboralista con experiencia en la materia. Contacta con nosotros para que podamos estudiar tu situación y tomar las medidas oportunas.