indemnización por despido

¿Cuánto me corresponde de indemnización por despido?

La cuantía de la indemnización por despido que corresponde a un trabajador variará en relación a diferentes motivos: la razón del despido, la antigüedad del contrato y los años trabajados. Estos motivos podrán medirse y será posible calcular exactamente la cuantía de tu indemnización. En este artículo te daremos información básica sobre cómo hacer el cálculo, pero quedamos a tu disposición por si necesitases asesoramiento en relación a tu despido y su indemnización.

¿Qué es una indemnización por despido?

La indemnización por despido es la compensación económica que el empresario debe abonar a un empleado si el primero decide finalizar el contrato de trabajo antes de lo acordado.

El finiquito no es una indemnización

Es importante señalar que el finiquito no es una indemnización por despido, aunque a veces se confunden ambas figuras. El finiquito debe abonarse al trabajador cuando su contrato termina, independientemente de las causas del mismo (no tiene por qué ser un despido). Su cuantía es lo que a la empresa le queda por pagar al trabajador: vacaciones no disfrutadas o pagas extra, por ejemplo.

¿La empresa siempre debe indemnizar tras un despido?

No siempre. Aquellos despidos procedentes no dejan derecho a indemnización. Si has sido despedido por las causas específicamente indicadas por la ley, como la falta injustificada al trabajo u ofensas a otras personas del entorno laboral, no podrás solicitar una indemnización. 

Sí podrás hacerlo en el caso de que consideres que tu despido se ha disfrazado de procedente, cuando en realidad no lo es. Si logras que se reconozca que tu despido es improcedente, tendrás derecho a indemnización.

¿Cuál es la cuantía de la indemnización por despido?

Como indicamos al comienzo de este artículo, la indemnización del despido dependerá de tres motivos diferentes: el tipo de despido, la antigüedad en la empresa y los años trabajados en sí.

La cuantía de la indemnización se obtendrá multiplicando tu salario diario por los años de antigüedad de tu contrato y por los días que se han fijado por ley para cada tipo de despido.

Indemnización por despido en despidos objetivos

Corresponderá una indemnización de 20 días por año trabajado. Si este es tu caso, tendrás derecho a cobrar 20 días de salario por cada año que hayas trabajado. En los casos en los que los períodos de tiempo sean inferiores a un año, se prorrateará por meses.

Existe un tope de 12 mensualidades. Esto quiere decir, que la indemnización nunca va a ser más alta que lo que habrás cobrado en un año trabajado.

En el caso de que el despido fuese celebrado antes del 12 de febrero de 2012, regirá la normativa según la cual fueron acordados.

Indemnización por despido en despidos improcedentes

La indemnización por despido improcedente es la más elevada indemnización por despido. La empresa tendrá dos opciones después de que se declare el despido como improcedente:

  • Readmitir al trabajador. No cabría derecho a indemnización, pero sí a los salarios de tramitación.
  • Pagar una indemnización por despido improcedente. En el caso de que esta sea la opción elegida, aplicaría lo que explicamos a continuación.

Como norma general

Si has firmado tu contrato después de la entrada en vigor de la reforma del Estatuto de los Trabajadores en 2012, se aplicará la norma general y la empresa deberá abonar la indemnización por despido improcedente que será de 33 días por año trabajado. Se prorratearán por meses los períodos inferiores al año. El tope será aquí también de 24 mensualidades.

Contrato anterior al 12 de febrero de 2012

Antes de la reforma, la indemnización por despido improcedente era superior. Aquellas personas que hayan firmado su contrato antes de esta fecha seguirán teniendo derecho a la indemnización que se aplicaba en aquel entonces por los días trabajados antes de esa fecha.

De este modo, por los días acumulados antes de febrero de 2012, el trabajador recibe una indemnización de 45 días de salario bruto por año. Tope máximo de 42 mensualidades. Y por los días posteriores a dicha fecha, la indemnización es la mencionada en el apartado anterior: 33 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades.

Fin de contratos temporales

La finalización de contratos temporales no son legalmente despidos, aunque son muchos los casos en los que los contratos temporales no debieran ser tal y su finalización sí sería más similar a la de un despido que a un simple fin de obra. En los casos de finalización de los contratos temporales el trabajador también tendrá derecho a recibir una indemnización. Esta indemnización será de 12 días de salario por cada año de servicio.

Otros datos importantes para el cálculo

La cuantía de la indemnización por despido dependerá no solo de la causa del despido, sino también de la antigüedad del contrato y de tu salario bruto.

Deberás tener a mano todos los documentos que te permitan hacer ese cálculo. Por ejemplo, si cobras siempre lo mismo, será suficiente que tengas el salario bruto de una nómina para dar con la cuantía exacta. Sin embargo, si tu sueldo varía a lo largo de los meses, debes tener todos esos ingresos variables en cuenta para hacer el cálculo de lo que debes cobrar por día.

Los despidos no son una situación fácil por la que pasar. Pero una vez hay que pasar por ellos, es importante velar porque los derechos de los trabajadores se cumplan y se paguen las indemnizaciones que la ley exige. Si has sido despedido, tienes derecho a una indemnización y no se te ha pagado (o crees que no lo suficiente), ponte en contacto con nosotros para que, gracias a nuestra gran experiencia como abogados laboralistas, te podamos ayudar a conseguir la indemnización que te corresponde.