Consultoría para la empresa familiar

Consultoría para la empresa familiar: cómo puede ayudarte

La consultoría para la empresa familiar es un gran apoyo, que permite anticiparse a muchos de los problemas clásicos de este tipo de compañías y planificar el régimen fiscal y de transmisión de la empresa. Las empresas familiares son una parte fundamental del tejido empresarial español. El problema es que sin un asesoramiento adecuado se enfrentan a riesgos en determinados momentos clave de su trayectoria.

No en balde, la mayoría de empresas familiares decaen durante la segunda generación, siendo muy pocas las que sobreviven a la tercera. De modo que es interesante encontrar cuáles son los puntos críticos de la empresa para prevenir eventuales riesgos.

Estos momentos son, principalmente:

  • Constitución de la empresa.
  • Toma de decisiones críticas.
  • Entrada o salida de socios.
  • Transmisión de la empresa.

Veamos cómo la consultoría para la empresa familiar puede detectar riesgos y ayudar a salvar escollos antes de que ocurra el incidente.

Constitución de la empresa

La constitución de la empresa familiar es el primer momento crítico al que se expone esta clase de proyectos. Normalmente, este tipo de empresas empiezan gestionadas por autónomos y autónomos colaboradores. Con el paso del tiempo, el volumen de negocio y complejidad de operaciones se incrementan, lo que hace recomendable pensar en una forma jurídica.

En este sentido, nuestro Ordenamiento Jurídico ofrece múltiples opciones. Desde sociedades de responsabilidad limitada o anónimas hasta comunidades de bienes, pasando por cooperativas y sociedades comanditarias.

Cada una de ellas tiene sus ventajas e inconvenientes, y aunque las empresas familiares suelen decantarse por la sociedad limitada, en ocasiones sería mejor recurrir a otras formas jurídicas como la comanditaria por acciones.

En cualquier caso, la forma jurídica elegida determinará en buena medida el futuro de la organización. La someterá a un sistema contable y fiscal, determinará el modo de tomar decisiones y entrar o salir de la empresa…

La consultoría para empresas familiares puede ayudar a elegir la forma jurídica más apropiada. Además, puede ayudar con la redacción de importantes instrumentos parasociales, como el protocolo familiar.

Toma de decisiones críticas

Algunas decisiones son críticas para la empresa. Principalmente aquellas orgánicas, que afectan al modo en que se organiza y gestiona la sociedad. Pero también las relativas a diversificación de operaciones, apertura de mercados, transformación de la sociedad

Precisamente para ayudar a que estas decisiones se tomen en un marco ordenado existen los Estatutos, la Ley de Sociedades de Capital y demás normativa aplicable. Y el protocolo familiar puede ayudar en buena medida a que estas decisiones atiendan al interés familiar, que no siempre tiene por qué coincidir con el interés social.

Sin embargo, la situación puede ser más delicada cuando la empresa ya tiene un tiempo y han entrado nuevos socios. Lo habitual es que durante la primera generación, la empresa esté en manos de las personas que la han constituido. Esto facilita una línea común de intereses y una visión homogénea del negocio.

Pero con la entrada de nuevos socios se irá diversificando esta perspectiva empresarial. Incluso habrá partícipes de la empresa que no quieran saber nada de su organización, gestión o actividades, bastándole con cobrar cuando haya un reparto de dividendos.

En estos casos, la consultoría para la empresa familiar puede aportar soluciones útiles para evitar el bloqueo de la empresa. Por ejemplo, la limitación en la entrada de nuevos socios, su subordinación a sistemas como el protocolo familiar o la emisión de participaciones carentes de derechos políticos.

También se pueden constituir prendas y usufructos sobre los títulos para evitar que los recién llegados perturben el funcionamiento de la organización sin privarles de sus derechos económicos. En resumen, existen soluciones a medida de cada empresa, y quienes llevamos tiempo en el sector sabemos proponer las más adecuadas para cada compañía.

Entrada o salida de socios

La entrada o salida de socios suele ser demoledora para la empresa familiar. Este tipo de proyectos presenta una contradicción intrínseca:

  • Por un lado, apuesta por el interés familiar. Esto permite que los socios entrantes carezcan de la profesionalidad que requeriría el proyecto y que la cultura corporativa se debilite cuando un familiar clave abandone la organización.
  • Por otro lado, y como consecuencia, requiere de la eventual participación de profesionales externos a la familia. Su apoyo y experiencia contribuye a la prosperidad de la empresa, pero a la vez diluye el control que sobre el proyecto ostenta la familia.

De modo que la entrada y salida de socios debe regularse con mucha cautela en las empresas familiares. Gracias al protocolo familiar se pueden imponer ciertas condiciones de entrada que garanticen la profesionalidad de los nuevos socios. Asimismo, la emisión de acciones con ciertas limitaciones o la implantación de sistemas de incentivos como las phantom shares y las stock options pueden utilizarse para atraer el talento y la inversión reteniendo el control de la empresa en manos de la familia.

Transmisión de la empresa

Este es, probablemente, el momento más crítico para toda empresa familiar. Supone la entrada y salida de socios, que ya hemos visto que puede ser compleja. Además, pone en juego elementos fiscales. Y las normas sucesorias podrían hacer que un paquete de acciones o participaciones cayeran en manos de un familiar no interesado en la empresa.

En resumen, planificar la transmisión de la empresa resulta clave para su continuidad. Los titulares deberán pensar si quieren apostar por un sistema de donación inter vivos o de sucesión mortis causa. En el segundo caso también deberán plantearse si van a establecer limitaciones testamentarias, entre las que puede ser útil la cautela socini o la sustitución fideicomisaria. Y puede ser necesario recurrir a las estipulaciones del Código Civil que permiten asignar todo el paquete de acciones a uno solo de los legitimarios a cambio de que compense al resto.

¿Necesitas a un especialista en consultoría para la empresa familiar?

Desde Lemus Abogados llevamos más de 25 años asesorando a empresas familiares. Sabemos cuáles son los puntos débiles de este tipo de organizaciones y disponemos de soluciones contrastadas que han ayudado a muchos empresarios a mantener la salud de su negocio familiar.

Si estás buscando un servicio de consultoría para la empresa familiar te recomendamos que contactes con nosotros. Nuestros abogados, expertos en la materia, te informarán sobre cómo pueden ayudarte a garantizar la seguridad jurídica y la prosperidad de tu proyecto familiar.